Hortalizas

Hortalizas[i]

 

Contenido.

Hortalizas. 2

Origen. 2

Primeros usos. 3

Época Contemporánea. 3

Sistemas y métodos de siembra en hortalizas. 3

Sistemas de siembra en hortalizas. 3

Sienbra directa. 4

Sienbra indirecta ( Almacigo ): 4

Ventajas del semillero. 5

Desventajas del semillero. 5

Usos del agua de riego. 6

•Preparación del campo. 6

• Establecimiento del cultivo. 7

• Crecimiento y desarrollo del cultivo. 8

• Aplicación de agua. 9

• Fertirrigación/Quimigación. 9

• Mantenimiento del sistema. 10

• Protección contra heladas. 10

Bibliografía. 11

 

 

 

 

 

 

 

Hortalizas.

El término hortalizas nombra a un conjunto de plantas cultivadas generalmente en huertas o regadíos, que se consumen como alimento, ya sea de forma cruda o preparada culinariamente, y que incluye las verduras y las legumbres verdes (las habas y los guisantes). Las hortalizas no incluyen las frutas ni los cereales. (wikipedia, 2012)

 

Sin embargo, esta distinción es arbitraria y no se basa en ningún fundamento botánico. La Real Academia de la Lengua no reconoce esta taxonomía, y circunscribe esta acepción a los cultivos realizados en un huerto.   Ç

Origen

 

La mayoría de verduras y hortalizas que podemos encontrar en la Región de Murcia tienen su origen en regiones asiáticas, Oriente Próximo, sur de Europa y Norte de África. El factor climático ha favorecido su introducción en la región, al tratarse de una zona templada, con temperaturas suaves en invierno y precipitaciones escasas o moderadas que confieren a estos productos una fisonomía y sabor particular.   Ç

 

Primeros usos

 

Especies como el ajo, apio, brócoli, calabazas o coliflores llegarían en un primer momento de la mano del pueblo romano, durante los siglos de dominación de la Península Ibérica (III a.C.-IV d.C.), pero sería con la invasión musulmana en la Edad Media (siglos VIII-XV) cuando su consumo y cultivo se desarrollaría gracias a las nuevas técnicas de control del agua mediante acequias y norias (ya comenzadas por los romanos). Este pueblo aprovecharía productos como el guisante verde, espinacas, judías verdes o cebollas por sus propiedades alimenticias y usos medicinales o terapéuticos.        

Ç

 

Época Contemporánea

 

En los siglos XVIII y XIX descendería el consumo de verduras y hortalizas entre las clases elevadas de la sociedad debido a que se convirtieron en alimentos indispensables para el pueblo llano. Perdieron su exclusividad. En esos momentos la base de la dieta entre los más desfavorecidos estaba compuesta principalmente por la ingesta de cebollas, rábanos, zanahorias o patatas.

 

Durante la segunda mitad del siglo XX volverían a destacar las propiedades nutritivas de estos alimentos convirtiéndose de nuevo en productos básicos de mercados y lonjas.   

Ç

Sistemas y métodos de siembra en hortalizas.

 

SISTEMAS DE SIEMBRA EN HORTALIZAS

 

Se han clasificado las hortalizas de acuerdo a dos sistemas de siembra:

Siembra directa y Siembra por almacigo.

Ç

 

Siembra directa.

 

Implica depositar la semilla en el lugar definitivo para que establezca las plantas a la distancia recomendada. Se recurre a este sistema principalmente en casos de hortalizas que sufren mucho al ser trasplantadas o que el costo de su semilla no es elevado.

 

La siembra directa exige una buena preparación y nivelación del terreno para que la germinación sea satisfactoria, no menor al 80 por ciento y uniforme.

 Para que una semilla sea buena, debe estar limpia, tener buen poder germinativo, ser sana y responder en todo a la variedad; por lo tanto, debe comprarse en casas comerciales que posean buena reputación

 

Se recurre a siembra directa en las siguientes hortalizas: arveja,ayote,camote,culantro,chayote,gandúl,maíz,melón,mostaza,ñampi,

 rábano,remolacha,tomate,tiquisque,yuca,vainica,zanahoria, zapallo.

 

 

Es recomendable hacer pruebas de germinación, antes de efectuar la siembra directa, para evitar pérdidas correspondientes a la limpieza y preparación del terreno, uso de fertilizantes y al tiempo y mano de obra empleados en esas labores.

Ç

Sienbra indirecta ( ALMACIGO ):

 

Implica sembrar las semillas en lugares relativamente pequeños o semilleros , donde recibirán un trato cuidadoso para su posterior transplante al campo

 Los semilleros se utilizan generalmente en aquellos cultivos, cuyas plantitas requieren de cuidados muy especiales en sus primeros días de crecimiento. Además se usan cuando:

 

El valor económico de la semilla es muy elevado

 

- La germinación es lenta.

 

- El tamaño de la semilla es pequeña.

 

- Al sembrarlas se hace difícil colocarlas en hileras uniformes.

 

- Plantas que pueden reponer sus raíces al transplantarlas.

 

Se recurre al empleo de almacigo en las siguientes hortalizas: Acelga, apio, berenjena, brócoli, cebolla, coliflor, chile, lechuga, repollo, repollochino, tomate.

 Ç

 

Ventajas del semillero

 

En los semilleros se simplifican: el riego, combate de malas hierbas, insectos y enfermedades; además se encuentran en gran número de plantas en un espacio pequeño, lo que permite cuidarla con menor esfuerzo.

 Ç

Desventajas del semillero

 

El ciclo de las plantas se retrasa aproximadamente 22 días debido a que las plántulas deben regenerar sus raíces y a la posterior adaptación de la planta al nuevo medio al ser transplantadas.

 

Implica costos adicionales por acarreo y transplante en el campo

 

Pueden provocarse lesiones en los tejidos que ocasionalmente son puerta de entrada a patógenos. (Rojas, 2009)

Ç

Usos del agua de riego.

Los sistemas de riego tienen varios usos además de la distribución de agua para la ET del cultivo. El agua se necesita para realizar pruebas operativas del sistema de riego en pretemporada, con objeto de comprobar si hay fugas y asegurarse del funcionamiento adecuado de la bomba y la planta de potencia. El agua de riego es también requerida para preparación del campo, establecimiento del cultivo, crecimiento y desarrollo del mismo, mantenimiento en la temporada, distribución de agroquímicos, protección contra heladas y otros usos tales como control de polvo.

 Ç

 

 

 

 

•Preparación del campo.

El agua para preparación del campo se usa para proporcionar humedad en la tierra, y para facilitar las labores de labranza, y la formación de camas de cultivo. El agua usada para la preparación depende de las prácticas de cultivo específicas, condiciones de humedad iniciales, profundidad del manto freático y del tipo de sistema de riego. Los campos irrigados por riego por goteo en suelos arenosos suelen necesitar un sistema de riego adicional para preparación del suelo debido a que las cintas de riego no son instaladas hasta que se hayan formado las camas. Por tanto, muchos campos de hortalizas irrigados con riego por goteo podrían requerir de un sistema de riego por aspersión superior o subterráneo adicional para la preparación del suelo.

 

 

 

 

 

Estos sistemas también se usan para preparación del suelo y pueden aplicar al menos 25mm de agua para este propósito. Los campos irrigados subterráneamente utilizan el mismo sistema para preparación del suelo que para establecimiento del cultivo y protección contra heladas. Los requerimientos de manejo de agua de riego subterránea dependen de las características del campo y de sus alrededores.

 

 

 

 

 

Debe proporcionarse agua suficiente para elevar el nivel del manto freático de 45 a 60cm bajo la superficie del terreno. El agua se necesita para rellenar los poros del suelo y satisfacer los requerimientos de evaporación y escorrentía subsuperficial. Como referencia, se requieren de 24 a 60mm de agua por cada 30cm de elevación del manto freático.

 Ç

 

 

 

 

• Establecimiento del cultivo.

Las hortalizas establecidas con plántula o trasplante, en vez de siembra directa, requieren irrigación para el establecimiento del cultivo en exceso de la ET del mismo. Los riegos de establecimiento se utilizan para mantener el follaje húmedo mediante riego por aspersión superior (para evitar desecamiento de hojas) o mantener altos niveles de humedad del suelo hasta que los sistemas radiculares aumenten de tamaño y las plantas inicien activamente su crecimiento y desarrollo.

 

 

 

 

 

Las prácticas de riego de establecimiento varían con el tipo de cultivo y con el sistema de riego. Por ejemplo, un cultivo de fresa establecido con trasplantes podría requerir de 10 a 14 días de irrigación por aspersión antes de regar mediante el sistema de goteo.

 

 

 

 

 

La cantidad de agua requerida para el establecimiento del cultivo puede variar ampliamente dependiendo del cultivo, del sistema de riego y de la demanda climática.

 Ç

 

 

 

 

• Crecimiento y desarrollo del cultivo.

Los requerimientos de riego necesarios para satisfacer las necesidades de ET de un cultivo dependen del tipo de cultivo, de las características del suelo, del tipo y capacidad del sistema de riego y de la etapa de desarrollo del cultivo.

 

 

 

 

 

Diferentes cultivos tienen características de crecimiento que resultan en diferentes ritmos de uso relativo de agua. Los suelos varían en textura y características hidráulicas tales como la capacidad de retención de agua disponible y los movimientos capilares.

 Ç

 

 

 

 

• Aplicación de agua.

Los sistemas de riego suelen evaluarse en función de su eficiencia de aplicación (Ea), que es la fracción de agua que ha sido aplicada por el sistema y que está disponible para el uso por la planta. El agua aplicada no disponible para la planta podría haberse perdido de la zona radicular del cultivo a través de evaporación o dispersión por viento de las gotas rociadas, fugas en el sistema de tuberías, escorrentía superficial o subsuperficial, o filtrado profundo en el área de riego.

 

 

 

 

 

Los requerimientos de irrigación (RI) se determinan dividiendo la cantidad de agua deseada a proporcionar a la planta (ETc), por la eficiencia (Ea) en fracción decimal. Por ejemplo, si se desea aplicar 15mm de agua al cultivo con un sistema cuya eficiencia es 75%, el sistema debería aplicar 15/0.75 = 20mm de agua. [RI=ETc/Ea]

 Ç

 

 

 

 

Fertirrigación/Quimigación.

 Los sistemas de riego se emplean a menudo para distribuir agroquímicos tales como fertilizantes, fumigantes del suelo o insecticidas. El cultivo podría requerir nutrientes en momentos en los que no se requiere riego, por ejemplo, después de una precipitación. La fertirrigación no debería iniciarse hasta que el sistema es presurizado.

 

 

 

 

 

Se recomienda siempre finalizar la aplicación de fertirrigación/quimigación con un ciclo de enjuague corto con agua pura para evitar la acumulación de fertilizantes o depósitos químicos en el sistema de riego, y/o lavar el follaje del cultivo. La duración del ciclo de enjuague debería ser de al menos 10 minutos más que el tiempo de recorrido del fertilizante desde el punto de riego al punto más lejano del sistema.

 Ç

 

 

 

 

 

• Mantenimiento del sistema.

Los sistemas de riego requieren mantenimiento periódico a lo largo de la temporada productiva. Estas actividades podrían precisar la operación del sistema durante periodos lluviosos para asegurarse que el sistema estará listo cuando sea necesario. Además, los sistemas de riego por goteo podrían requerir altos niveles de mantenimiento para prevenir atoramiento y fallo del sistema. Típicamente, los agentes de limpieza se inyectan semanalmente, pero en algunos casos se necesitan inyecciones más frecuentes.

 Ç

 

 

 

 

• Protección contra heladas.

Para algunos cultivos el riego se utiliza para protección contra heladas durante la producción en invierno. En la producción de fresas, el riego por aspersión se utiliza principalmente a ritmos de aplicación de 6mm/h en caso de heladas. El agua se congela a 0°C, mientras que la mayoría de tejidos vegetales se congelan a temperaturas bajo cero. La protección contra helada por aspersión es efectiva en temperaturas del aire tan bajas como -3°C, pero no tanto a temperaturas inferiores. En campos de hortalizas con sistemas de riego subterráneos, pueden utilizarse las propiedades caloríficas del agua subterránea para protección contra el frío. Los requerimientos de agua para protección contra helada varían y dependen de la gravedad y duración de las heladas, profundidad del nivel del manto freático existente, y características hidráulicas del campo. (Simonne, 12)

Ç

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía.

Rojas, N. A. (20 de 10 de 2009). Practica de campo: sistemas y metodos de siembra en hortalizas. Recuperado el 2 de 10 de 2012, de http://practicadecampo.blogspot.mx/2009/10/sistemas-y-metodos-de-siembra-en.html

Simonne, E. (03 de 12 de 12). Recuperado el 02 de 10 de 2012, de http://www.hortalizas.com/articulo/19712/usos-del-riego

wikipedia, c. d. (20 de 09 de 2012). Hortaliza-Wikipedia, la enciclopedia libre. Recuperado el 2 de 10 de 2012, de http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Hortaliza&oldid=59850143

Ç



[i] Toribio Aguilar Vazquez, Tercer periodo, Computación básica, aguilarvazqueztoribio@yahoo.com.mx